Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
REVISTA TIEMPO CULTURAL
"Los Grandes Países se desarrollan a través de la Cultura y la Educación"
« Blog
 
07 de Mayo, 2011 · Notas Variadas

Varios Tópicos de El Salvador


Normal 0 21 false false false Normal 0 21 false false false

Normal 0 21 false false false Normal 0 21 false false false

A 28 años del asesinato de "Ana María"

El sordido episodio de la carretera sur


Mélida Anaya Montes nació el 17 de Mayo de 1929 en el pequeño poblado de Santiago Texacuangos, en la zona central de El Salvador. Fue profesora de educación media, subdirectora de la ciudad normal “Alberto Masferrer”. Se doctoró en ciencias de la educación en la Universidad de El Salvador en donde impartió clases en la década de los sesenta. A finales de esa década se convirtió en una de las principales dirigentes de la asociación gremial ANDES 21 de Junio y condujo las huelgas de profesores de 1968 y 1971, que pusieron en serios aprietos al gobierno del coronel Fidel Sánchez Hernández. Precisamente en 1970, el ex secretario general del Partido Comunista Salvadoreño, Salvador Cayetano Carpio fundó el primer grupo guerrillero de El Salvador: Las Fuerzas Populares de Liberación-Farabundo Martí (FPL). A mediados de los años setenta, Mélida Anaya Montes, llevó el gremio magisterial al Bloque Popular Revolucionario, BPR, frente de masas de las FPL. El BPR protagonizó huelgas, tomas de templos y embajadas,manifestaciones callejeras y toda la turbulencia que presagiaban la guerra que iba a sacudir al país en los años siguientes.

La comandante

Fue hasta en los primeros años de los ochenta cuando se dio a conocer públicamente que Mélida Anaya Montes, no sólo era dirigente del gremio magisterial, sino también la segunda responsable de las FPL, con el nombre de guerra de Comandante Ana María. Para ese momento su organización junto al Ejército Revolucionario del Pueblo, ERP; Resistencia Nacional, RN; Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos, PRTC, y el Partido Comunista Salvadoreño, PCS, se habían unido para formar el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional FMLN.
Salvador Cayetano Carpio, se había curtido desde mediados del siglo pasado, como líder del sindicato de los panificadores. Desde muy joven se enroló en las filas del pro soviético Partido Comunista, la organización más antigua de la izquierda salvadoreña, de la cual llegó a ser su secretario general. Salvador Cayetano Carpio era delgado, bajo, ojillos achinados bajo gruesos lentes de miope y una hirsuta barba que le daba un aire al mítico Ho Chin Mhin, el líder comunista de Vietnam. En los sesentas en el partido Comunista había dos tendencias que generaban amargas pugnas: Una era comenzar la lucha guerrillera y la otra era continuar penetrando sindicatos, cooptando partidos legales e infiltrando la fuerza armada. Esta última era la línea que apoyaba el Partido Comunista de la Unión Soviética, principal padrino de todos los partidos afiliados al Movimiento Comunista internacional. Carpio rompió con el Partido Comunista, cuando se impuso la línea de Moscú apoyada por Schafik Jorge Handal, que se convirtió en el nuevo secretario general del PCS. Carpio, junto a otros militantes que lo apoyaban fundó en 1970 las FPL. En realidad esta organización sustentaba los mismos principios ideológicos del PCS, incluso su admiración por la URSS. La diferencia estaba en los métodos de lucha. Nada más.

La pugna

Como primer responsable de las FPL, Salvador Cayetano Carpio adoptó el nombre de “Comandante Marcial”. Era un hombre de ideas básicas y con un fanatismo más propio, de algunas sectas que de una organización política. A veces tomaba decisiones motivado más por el rencor personal, que por estrategias militares. Un ejemplo de ello ocurrió cuando en una manifestación del BPR, en mayo de 1979, fue abatida a balazos la profesora Emma Carpio, hija de Marcial. Enfurecido, Marcial ordenó el asesinato del ministro de educación Carlos Herrera Rebollo, quien fue ametrallado, cuando se dirigía en automóvil a su despacho en el centro de San Salvador. El FMLN estaba convencido de que la revolución triunfaría en enero de 1981. Incluso sus principales jefes, que dirigían la guerra desde Managua, donde los sandinistas les habían dado elegantes residencias ubicadas, la mayoría, en la Carretera Sur, tuvieron amargas discusiones por el reparto de ministerios.
Sin embargo, la ofensiva del 10 de enero de ese año, no fue la final, sino la inicial de una guerra que se prolongaría hasta enero de 1992. Luego del fracaso de la ofensiva la mayoría de jefes guerrilleros impulsaron la idea de proponer al gobierno una amplia negociación para poner fin a la guerra y establecer un Gobierno de Amplia Participación integrado por representantes de sectores de toda la sociedad. Sin embargo Marcial, rechazó esa estrategia. Sostenía que se debía luchar hasta el fin para establecer un gobierno con hegemonía de los obreros y campesinos y que la única negociación posible era la que llevaría a “rendirse al ejército y a la burguesía”. En enero de 1983, la mayoría de jefes guerrilleros de las FPL, liderados por Mélida Anaya Montes, se puso en contra de las extremas posiciones de Marcial.
En el fondo ambas posiciones querían el mismo objetivo: utilizar el mecanismo de diálogo y negociación con el enemigo como un arma para ganar espacios políticos mientras se hacía la guerra. La diferencia estaba en las formas de impulsar la estrategia y en las desconfianzas ideológicas hacia los potenciales aliados de “la burguesía”. Marcial, a quien en las FPL se le rendía un verdadero culto, estaba herido en su amor propio. Sus posiciones estaban siendo derrotadas no sólo por las demás organizaciones del FMLN, sino por sus mismos compañeros de la FPL, la organización que el creó para “hacerle la guerra a los ricos y darle el poder a los pobres”. Su liderazgo estaba siendo desplazado por el de la comandante Ana María.
Decidió entonces ingresar a El Salvador, para tratar de conquistar adeptos a sus posiciones en los jefes guerrilleros y cuadros intermedios, y para no perder el control de la organización. Primero haría un viaje a Libia en abril de ese año, y desde allí, usando los mecanismos clandestinos viajar a El Salvador.

La conspiración

Antes de su partida, Carpio sostuvo en Managua varias reuniones con Rogelio Antonio Bazzaglia Recinos, comandante “Marcelo”. Según lideres de las FPL, en esas reuniones Carpio ordenó a Marcelo el asesinato de Mélida Anaya Montes. Marcelo, quien en ese momento tenía 29 años, había ingresado a las FPL siendo apenas un adolescente. Era uno de los más jóvenes miembros del Comité Central y un hombre incondicional de Marcial. Cuando Carpio partió para Libia, Marcelo reunió a un grupo de combatientes de su más absoluta confianza: Julio Armando Sosa Orellana, alias Efrén; Santos Andrés Vásquez Molina, alias Jacinto y Walter Ernesto Elías, alias Francisco. Marcelo, al ordenarles el “ajusticiamiento” les dijo: “Ana María ya no es compa, ella planea desprestigiar la personalidad revolucionaria del comandante Marcial y llevar al plano público las divergencias políticas internas”. Les ordenó evitar a toda costa hacer disparos y les informó que el personal de seguridad de Ana María estaba enterado y que actuarían de manera coordinada. El crimen se llevó a cabo el 6 de abril. La fiscal del caso, la abogada Ninoska Arguello, expresó en su acusación que la muerte de Mélida Anaya Montes “fue provocada por ochenta y un punzadas, siendo degollada posteriormente”. La autopsia reveló que había rastros de semen en la víctima, pero se descartó totalmente que los victimarios la hayan violado. Se supone que poco antes del asesinato, la comandante había tenido relaciones sexuales con un amante desconocido.

El suicidio

Marcial fue informado telefónicamente del asesinato de Ana María. El nueve de abril regresó a Managua para asistir a los funerales. Hasta ese momento la comandancia general del FMLN y el gobierno sandinista acusaron a la Agencia Central de Inteligencia CIA, de haber perpetrado el crimen. El New York Times, de esos días, muestra una foto del sepelio de Ana María, en donde aparece un preocupado Marcial, en medio de los comandantes sandinistas Tomás Borge y Daniel Ortega. El mismo día de los funerales fue apresado Rogelio Bazzaglia, por agentes del Ministerio del Interior nicaragüense. El 12 de abril los agentes nicaragüenses habían capturado a todos los participantes en el asesinato. Un día antes, dijo un comunicado del Ministerio del Interior, Bazzaglia declaró que “su acción le había sido orientada por Salvador Cayetano Carpio”. Ya en el juicio Bazzaglia se retractó de esta afirmación. El diario Barricada de Managua, informó que “al conocer las declaraciones de Bazzaglia Carpio se negó a comentarlas, no negándolas, ni aceptándolas y sumiéndose en un silencio absoluto”. Marcial, de hecho, ya estaba bajo arresto domiciliario, desde la misma noche del nueve de abril. Ese día 12 de abril, emisarios del ministerio del Interior llegaron a la casa de Carpio, en la Carretera Sur y lo acusaron directamente de haber ordenado el asesinato. Le pidieron que renunciara a su cargo de comandante y que sería trasladado a un destino que no se ha podido precisar. Algunas versiones sostienen que entre los emisarios estaba el mismo ministro del Interior Tomás Borge. Testimonios de militantes de las FPL que pidieron no ser identificados, indican que cuando los emisarios se fueron, Marcial pidió a su mujer, Tulita, que le preparara un par de huevos fritos. Mientras ella cocinaba él se encerró en su estudio a escribir dos cartas, una dirigida a las jefaturas de las FPL y el FMLN y otra “al pueblo salvadoreño”. Luego tomó una pistola de cuatro bocas, que le había regalado el fallecido ex hombre fuerte de Panamá. Omar Torrijos y se disparó directo al corazón. Si el suicidio fue inducido o, como lo afirman otros, se trató de un ajusticiamiento llevado a cabo por sicarios, la muerte de Marcial marcaba un macabro dueto con la de Mélida Anaya Montes en los alrededores de la Carretera Sur.

* El autor es editorialista de El Diario de Hoy.
Este artículo está basado en las siguientes fuentes: transcripciones del proceso que tuvo lugar en el juzgado segundo del distrito el crimen en Managua en 1983. Comunicados del FMLN y la FPL emitidos entre abril y diciembre de 1983. Artículo de Adolfo Gilly aparecido en la revista Nexos de México en abril de 1984 y testimonios de antiguos militantes de las FPL, que pidieron al autor no ser identificados.

Normal 0 21 false false false
Palabras claves , , , , ,
publicado por tiempocultural a las 15:39 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
Sobre mí
FOTO

REVISTA TIEMPO CULTURAL

Somos un medio de Comunicación sin fines de lucro y nuestra misión es la de proyectar y difundir la culrural salvadoreña.

» Ver perfil

Más leídos
» ¡¡BIENVENIDOS!!
» AL DÍA DE LA MUJER SALVADOREÑA
» Varios Tópicos de El Salvador
Se comenta...
Tópicos
» General (2)
» Notas Variadas (0)
Calendario
Ver mes anterior Octubre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
Buscador
Blog   Web
Secciones
» Inicio
Enlaces
» Tiempo Cultural
» Perio-Revista Tiempo
» El Blog de Pedro
» Prevencion escolar: Curso drogodependencias y alco
Nube de tags  [?]
Marcadores flenk
Al margen
¡Bienvenido a mi Blog!
Te doy la bienvenida a mi espacio en Internet. Puedes publicar tus comentarios si lo deseas.

Disfrútalo!!
Saludos
MI TV
En imagen

Paisaje

Paisaje
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad